¿Qué sabemos del carbón activo?

Probablemente por este nombre no lo conozcas. ¿Y si te decimos pasta negra que blanquea los dientes…? Actualmente es un producto estrella, puesto de moda y recomendado por multitud de personas influyentes en las redes sociales, pero ¿realmente conocemos qué es? ¿cuáles son sus riesgos? Seguramente, no. Por eso, vamos a presentaros este “producto” cuyos resultados dicen ser “maravillosos”, sin saber el daño que realmente genera en nuestra salud bucodental.

¿QUÉ ES?

Se trata de un material de alta porosidad, utilizado mayoritariamente en actividades de tipo industrial como, por ejemplo, el tratamiento de aguas residuales, extracción de metales, etc.
El carbón activo se usa en caso de intoxicación como absorbente de las toxinas venenosas que se encuentran en nuestro organismo.

Esta sustancia se presenta en varias versiones, pasta de dientes, polvos, pastillas, etc. Cada vez más personas usan el carbón activo para blanquear su sonrisa desde casa.

Antes de usar el carbón activo debéis saber los riesgos y así evitar las complicaciones de vuestra salud bucodental. Como profesionales de la odontología os presentaremos información contrastada que aclararán vuestras dudas.

Al iniciar las aplicaciones se puede llegar a tener la sensación de que los dientes están más blancos, pero lo que realmente estamos haciendo es conseguir un efecto superficial, ya que esta pasta negra erosiona las capas externas del diente dejando expuestas las que se encuentran por debajo, lo que produce a la larga una coloración más amarillenta y oscura.

Los efectos adversos no se limitan al desgaste del esmalte y el cambio de coloración. El uso del carbón activo puede derivar en sensibilidad dental e incluso recesión de las encías.
Por otro lado, como mencionábamos anteriormente, el carbono activado se usa en casos de desintoxicación, por lo que puede producir daños a largo plazo en nuestro organismo, como puede ser estreñimiento crónico, deshidratación y similares.
Además, es importante recalcar que no puede utilizarse como sustituto de la pasta de dientes, ya que no garantiza una correcta acción limpiadora. De manera que, al riesgo de erosión de los dientes, se suman los problemas de una higiene bucodental incorrecta. Por lo tanto, no debemos usar carbono activo, y mucho menos usarlo como sustituto de nuestra pasta dental habitual.
Son muchas las asociaciones mundiales que se han pronunciado sobre el riesgo del carbón activado en los dientes. La ADA (Asociación Dental Americana) escribió un comunicado informando acerca de que no hay evidencias científicas que demuestren la efectividad ni la seguridad del carbón activo para blanquear los dientes.
Por otro lado, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) advierte que todos los productos de higiene bucal derivados del carbón activado resultan muy abrasivos causando el deterioro de los dientes a largo plazo, provocando que los dientes empiecen a amarillearse.
Tras explicar las consecuencias del carbón activado en la sonrisa, en NGS Dental os recomendamos que huyáis de los productos “milagro” para blanquear los dientes, como pueden ser el agua oxigenada o el bicarbonato ya que son sustancias muy abrasivas que pueden dañar la estructura dental de manera irreversible.

En conclusión, aunque usar carbón activo como pasta dental pueda eliminarte alguna de las manchas superficiales del esmalte, en NGS Dental opinamos que los riesgos que entraña tanto a nivel dental como a tu organismo son bastante más elevados que los beneficios que puedas obtener.
Te invitamos a visitarnos y te informaremos de primera mano de todo tipo de tratamientos seguros, si lo que buscas es conseguir una sonrisa resplandeciente y saludable.
Encontraremos la solución que mejor se adapte a tus necesidades.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *